lunes, 4 de enero de 2010

Nuestro Guerrero de Xian

Por fin llegamos al edificio del registro, tomamos el ascensor y al salir oí los llantos de una niña de unos cuatro años, hija de una familia española con la que habíamos coincidido en el avión, recuerdo la frase de esa pobre madre ante la desesperación de su hija: ¡prepararos y paciencia!.
Abrimos la puerta de nuestro improvisado paritorio y TE VI, te vi en brazos de tu cuidadora, tu carita cansada sobresalía de un anorak azul, demasiado grande, parecías tranquilo; yo un poco asustada y desconcertada al ver tantos ojos pendientes de nuestro encuentro,pero tú lo hiciste comos siempre fácil, me acerqué a ti con el sonajero que Manoli y Andreu, padres de Ona, te habían regalado. Te ofrecí mis brazos y tú sin pensarlo mucho te viniste conmigo y cogiste al sonajero que hiciste sonar enseguida. Papá se acercó con dos lágrimas en los ojos te tomó en brazos y te hizo cosquillitas en la barriga, en ese momento nos regalaste tu primera sonrisa. Y así de esta forma tan natural nos convertimos en una familia.
Discretamente, Gloria nos comunicó que se había hecho un poco tarde y que tanto la cuidadora como el director de tu primer hogar tenían tres horas de camino por delante, por lo que con un poco de prisa recogimos las cámaras de fotos que te habíamos enviado y los regalos que nos hicieron: un delantalito rojo y un saquito de tierra de Baoji que guardamos como un pequeño tesoro para que en un futuro puedas tener un vínculo con la tierra que te vio nacer y a la que estamos eternamente agradecidos y que ya forma parte de nuestras vidas.
Miguel tengo que confesarte que a partir del momento en que te tomé en brazos el tiempo dejó de pasar para mi, no recuerdo muy bien que pasó después, recuerdo a papá contigo en brazos en el coche camino del hotel, pero ya todo era distinto: el atasco, ya no era atasco, la ciudad dejó de ser oscura y todo tomó sentido, no había prisa ya que teníamos todo el tiempo del mundo para estar juntos los tres.
Llegamos al hotel y mientras papá te cuidaba con mimo yo me encargué de tomar la habitación, una habitación en el séptimo piso del hotel Shangri-La que se convirtió en el primer hogar de esta familia.
Nada más llegar te tumbamos en la cama y estuvimos jugando un rato en el que tú nos regalaste mil y una sonrisa que nos permitía ver esos preciosos siete dientes que adornaban esa boquita de pillo que tienes.
Cariño mientras yo, un poco desbordada por la responsabilidad de ser madre, intentaba poner orden en el equipaje y aprender aceleradamente como hacer biberones, tu padre asumió perfectamente su papel, te bañó y te dio de comer dos potitos de pera; ¡cariño mío que hambre debías de tener!.
Al ratito de estar en la habitación llamaron a la puerta, para sorpresa nuestra, era el recepcionista del hotel, que nos traía unos pastelitos pequeños y una vela, papá había comentado que era tu cumpleaños y ellos querían que pudiéramos celebrarlo, no se pueden imaginar la ilusión que nos hizo, a pasar de no poder prender la vela al no tener cerillas, de una forma un poco extraña pudimos celebrar tu primer cumpleaños.
Esa noche todos estábamos emocionados y algo nerviosos, quizás por motivos distintos: papá y yo porque habíamos hecho realidad nuestro sueño y tú porque seguro que te preguntabas que hacías en esa habitación tan extraña con estas dos personas tan raras, con esos ojos tan redondos y esas narices tan grandes; esos nervios no nos permitieron dormir mucho y dedicamos muchas horas de la noche a mirarnos, a conocernos, Miguel tú nos sonreías, nos hacías mil y una monería como si quisieras hacernos entender que a pesar de nuestra torpeza de padres primerizos tu nos dabas un aprobado, esa noche y solo esa noche nos perdonaste tu biberón de media noche y aguantaste tu hambre hasta la hora del desayuno.
Amor mío quiero darte las gracias por esa noche mágica que nunca podremos olvidar.




11 comentarios:

Elén dijo...

que bonito, no os extrañó ni nada.
Que guapo y feliz se le ve, muchísimas felicidades,
felices primeras fiestas de navidad como PAPIS.

Maria dijo...

Helena muchas gracias por compartir tantos recuerdos, Miguel está precioso, os deseo un 2010 lleno de alegrias y de felicidad para los tres.

Besitos

Carlos y Cuca dijo...

Hola familia!!!

Que videos..muchas gracias por compartirlos!!!, que pasada Helena!!

Nos encantan los capítulos de vuestro viaje!!!...esperamos más!!!

Un abrazo y feliz año!!!

Cuca

María dijo...

Ayyyyyssssss Helena q emocionante!!!!! gracias por los videos.
Y gracias tb por contarnos el viaje de vuestra vida.
Un besazo para vosotros y para vuestro guerrero precioso un achuchón.

María

Mary Carmen y Fernando dijo...

Jolin Helena que bonito...me he emocionado viendo esos video tan bonitos, no ha llorado al cogerlo y en poco tiempo os ha regalado su sonrisa.
Felices Reyes aunque creo que este año han sido los mejores de vuestra vida.
Un abrazo.

Hasta ser cuatro dijo...

ohhh muchas gracias helena, pero que momentos tan emocionantes, Miguel es precioso, que naturalidad, que fantastico momento...

feliz año 2010, ha tenido un gran comienzo un nuevo miembro en casa...

besos
isa

lolithania dijo...

Que bonitooooooo!!!, Juan, que me has hecho lloraaaaar. Con que ganitas lo has cogido y lo has besado y olido,ha sido hermoso pá rabiar.

Un beso familia y felicidades por ese precioso hijo que teneis.

loli

Manuela, Jesús, Celia Ling y nuestra perrita Magy dijo...

Muchas Felicidades Familia, nos habeis llenado la memoria de recuerdos únicos, recuerdos que quedaran para siempre en vosotros tres. Ahora empiezan los mejores dias de vuestras vidas, dias que forjaran vuestra familia y se obrará el milagro, ese milagro que parecerá que Miguel ha estado ahí siempre. DISFRUTARLO

Shari y Pedro dijo...

¡¡ Está "apretao" como un bombón !!

Un besazo pa ese muñeco tan bonito, y para sus padres que todavía están en una nube...que no hay mejor regalo de reyes por adelantado que vuestro niño soñado !!

SantiBea dijo...

¡Qué emocionante! De verdad que Miguel es un guerrerillo jejeje. Gracias por compartirlo. Ha sido muy bonito. Felicidades y feliz 2010.
Un abrazo de Beatriz, Santiago, Júlia y Pau

ludy11 dijo...

Helena, hacia algun tiempo que etsaba ddesconectada de todo esto y de repente abro tu blog y veo a este precioso niño, es una preciosidad y se os ve tan felices a los tres, que es maravilloso.

Os felicito por tener ya a Miguel con vosotros y por la felicidad que desprendeis.

Gracias por compartir todos esos momentos tan maravillosos con todos nosotros.

Un beso enorme